Blog de Cine

cinEnseña: el cine y las elecciones generales de 2019

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Nuevas elecciones generales y volveremos a echar en falta un programa político que incluya el cine entre sus propuestas educativas. De poco sirve que se haya convertido en la principal herramienta de apoyo de las asignaturas de siempre o, al menos, en la de sus profesores más atrevidos. No subestimemos sus enormes posibilidades.

El cine y las eleciones generales de 2019

Porque no estamos hablando de un arte cualquiera. El cine es el emperador del universo audiovisual, el único lenguaje que hoy día parece conectar sin interferencias con las nuevas generaciones. Teniendo en cuenta semejante potencial, ¿por qué no utilizarlo para educar? Historia de la humanidad; vicios, virtudes y sentimientos humanos; recreación de otras épocas; inclusión de colectivos marginados; visibilización de otras culturas; invitación al debate sobre temas de candente actualidad; análisis de civilizaciones presentes y pasadas; útiles elucubraciones sobre civilizaciones futuras…

En el cine cabe todo el material del que está hecho el ser humano, tangible e intangible, físico y espiritual. Es el arte que cobra vida donde confluyen el resto de artes. En una época en la que somos constantemente invitados a dejarnos llevar por corrientes de oscuras intenciones, el cine nos propone construir un pensamiento propio y un criterio que cuestione las verdades universales para convertirlas en mentiras parciales.

Porque el cine está hecho de la química de nuestros organismos, de la física de nuestros cuerpos, de la historia de nuestros antepasados, de la naturaleza que ha propiciado nuestra existencia, del deporte que nos mantiene en forma, de las geografías que visitamos en nuestras vacaciones, de nuestras múltiples y diversas filosofías de vida, de los libros que escribimos y leemos, de las lenguas que hablamos, de la música que acompaña nuestras vidas… ¿Alguien da más?

Como en una película cualquiera, vivamos otras vidas y adoptemos otros puntos de vista para imaginar una educación en la que el cine sea la alternativa definitiva para sentar las bases de una juventud que aspire a mejorar nuestro triste legado. Que la tradición y los pensamientos inmovilistas no se interpongan en el progreso de nuestra sociedad.

Carlos Fernández Castro 

 

Escribe un comentario