Blog de Cine

Crónica y Premios del Festival Internacional de Cine de Roma (14-17 de noviembre de 2013)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

10 jornadas y 163 películas después, el Festival Internacional de Cine de Roma cierra definitivamente sus puertas. Mientras los últimos visitantes apuran fotos en la alfombra roja vacía, los lugares y personas que han sido testigos del evento vuelven, poco a poco, a su actividad habitual; el Auditorium reanuda los conciertos de música clásica, los comercios cercanos se encuentran con el tráfico estándar de clientes, y el cinéfilo, triste, regresa a su guarida de siempre -véase casa o cine de cabecera-. El balance general del Festival que hacen los organizadores es, como podéis imaginar, bastante bueno. Lo defienden con números: más de 150.000 personas han pasado por el Festival y se han vendido un 20 % más de entradas con respecto al año pasado. Ha aumentado también el número de acreditados (5. 500), con un incremento del 20 % de estudiantes, y la presencia mediática se ha hecho notar con una media de 702 (128 en papel, 574 en Internet) artículos relacionados con el evento. La organización vende que el “festaval” (neologisimo de forma compuesto por festa (fiesta) y festival acuñado por el director artístico, Marco Müller) ha funcionado, y que, después de 8 ediciones, se ha consolidado como una atracción más de la ciudad. Sin embargo, este aparente afianzamiento popular se ha puesto en discusión estos días en clave institucional: Nicola Zingaretti, presidente de la Regione Lazio (equivalente a un presidente de comunidad autónoma), ha pedido una renovación interna en la Fundación Cinema per Roma, la susodicha organizadora del Festival, y un mayor compromiso por parte del Ministerio de Cultura para afrontar los gastos.

¿Ha sido entonces un éxito el Festival de Roma? Con el aspecto administrativo y político todavía a debatir, me centraría en el contenido del mismo. Más allá de premios y reconocimientos de los que hablaremos posteriormente, si vamos a ver el programa de años anteriores, yo diría que ha habido una evolución cualitativa; más nivel en las películas a concurso y más autores de prestigio que han elegido Roma para presentar sus nuevos largometrajes. Buenas películas y buenos directores han pasado por el Auditorium. Es cierto también que se ha dejado una cierta sensación de desproporcionalidad: mucha diferencia de altura y atención entre las renombradas películas norteamericanas y las modestas obras que se han visto en el concurso. Analicemos estos últimos días.

El jueves, el sol hacía breve acto de presencia para escapar de nuevo. Esa tarde se presentó otra de las películas sudamericanas en concurso, la chilena “Volantín Cortado”. Diego Ayala y Aníbal Jofré, los jóvenes directores del film, han salido de la Escuela de Cine de Santiago de Chile con este crudo y corto filme bajo el brazo. Sin maniqueísmos ni pretensiones universales, han contado en “Volantín Cortado” una de esas historias que no empiezan ni acaban cuando se enciende o se apaga la cámara, sino que viven independientemente de la misma. Ayala y Jofré se hacen preguntas sin pretender dar respuestas y hablan de problemáticas sociales sin necesidad de hacerlas demasiado explícitas. Nuevos e interesantes aires cinematográficos parecen venir desde Chile.

La presentación de “Volantín Cortado”, sencilla y tranquila, contrastó totalmente con la premiére, histérica y nerviosa, de la todopoderosa película del día: “Los Juegos del Hambre: En llamas”. Cientos de chicas de trece años llenaron las salas y, gritando perfectamente al unísono, martillearon los oídos de los asistentes al ver a Jennifer Lawrence o Liam Hemsworth pasear por el Auditorium. Reconozco no haber visto la primera película de la saga, pero después de ver ésta no tendría ningún inconveniente en hacerlo. Sombría y directa, Francis Lawrence ha firmado una entretenida película de aventuras. Pese a una hora inicial algo lenta, sus dos horas y media de duración no son un problema. El carisma de Jennifer Lawrence parece que puede con todo. Se estrena el viernes en España y no me sorprendería en absoluto que fuera todo un éxito de taquilla; está perfectamente diseñada para que lo sea.

El viernes era el último día en el que se presentaban nuevas películas en el Concorso. Una agradable sorpresa mañanera fue toparme con la italiana “Take Five”. Cinco napoletanos con pocas cosas en común organizan un robo a un banco que no sale como esperaban. Esta es el argumento de la nueva película de Guido Lombardi, que juega con cabeza con los códigos del cine noir y de gángsters, añadiendo comedia a una Nápoles dominada por la camorra y el dinero. Aunque se resienta de la inexperiencia de los cinco actores no profesionales, el film revisita aceptablemente el manido tema de la mafia. “Take Five” hace del buen ritmo y de los curiosos personajes principales su gran apuesta para dar una sensación de frescura a su propuesta.

Decepcionante fue la segunda película que llegaba a Roma desde España, última que entraba en concurso. Coproducida con Reino Unido, Isabel Coixet ha patinado con su “Another Me”. No es tanto el hilo argumental ya visto (una joven británica que se ve amenazada por una especie de doble que la persigue y atormenta) lo que chirría, sino su pobre desarrollo, que falla en la construcción de suspense, repleto de giros de guión esperados y vacíos. Coixet no logra imponer su personalidad a los personajes casi en ningún momento, abandonándose sin rumbo al lenguaje audiovisual del rutinario thriller psicológico. Su película de 2013 es “Ayer no termina nunca”; “Another me” es un producto industrial que es mejor ignorar.

El sábado se anunciaron los premios oficiales del Festival. El Marco Aurelio d’Oro, el premio más importante del certamen, iba para la película italiana “Tir”, que pude ver ese mismo día. La obra de Alberto Fasulo narra, a medio camino entre el documental y la pura ficción, la historia de Branko, un exprofesor croata que trabaja de camionero por necesidad y no ve casi a su familia. El estilo y la mirada de Fasulo llaman la atención: cercano a sus protagonistas, pero al mismo tiempo dando la impresión de estar observando en todo momento desde fuera. La historia de “Tir” es un punto de vista más sobre la crisis, valiente e insólito. Su problema es que es esclava de su propia narrativa: no consigue ampliar o acercarnos más de lo que hace a Branko. Es él y la carretera, no hay ninguna deriva o desarrollo emocional que transmitir al espectador. El premio ha sido muy discutido y ha dejado perplejo a muchos, pero para James Gray y el resto del jurado ha sido la mejor película que ha concursado. Ya en Venecia ganó una película italiana, “Sacro Gra”, y aquí ha vuelto a pasar. Las razones de estas elecciones las dejo a vuestra libre interpretación.

Sorprendente ha sido también el premio a la Mejor Interpretación Femenina, porque se lo llevaba Scarlett Johansson por su trabajo vocal en “Her”. Controvertido- y tentador publicitariamente- darle un premio a una gran estrella que no aparece ni una vez en pantalla, pero también es verdad que no se han visto muchos roles femeninos potentes en Roma. Matthew McConaughey tenía un durísimo rival en Joaquin Phoenix (Her) para alzarse con el premio a la Mejor Interpretación Masculina, pero su Ron Woodroof en “Dallas Buyers Club” es magistral. La película protagonizada por él y dirigida por Jean-Marc Vallé ha sido la favorita del público (premio BNL del Pubblico).

La Mejor Dirección ha sido para Kiyoshi Kurosawa por la cortísima (sesenta minutos) “Seventh Code”. El director de “La senda de la serpiente” ha filmado una historia de espías sin grietas, con un guión diligente y ágil. Buena elección salir de territorio japonés e irse a Rusia, donde Kurosawa recoge otros ambientes que dan aire a la historia. “Seventh Code” juega y descoloca al espectador con estilo e ironía, sabiendo donde tiene que jugársela para hacerse valer. Correctísimo trabajo de Kurosawa y buena interpretación de la protagonista Atsuko Maeda, celebre cantante en Japón.

El premio Especial del Jurado fue para “Quod Erat Demostrandum”, película rumana de la que ya habíamos hablado. Al final del artículo encontraréis todos los otros premiados; una lástima no haber podido ver “I Am Not Him”, premio al Mejor Guión.

Dos películas orientales ocuparon mis últimas horas en el Festival. La primera fue la china “ Young Detective Dee: Rise of the Sea Dragon”, la primera incursión del veterano Tsui Hark, que recibió el premio Maverick por su carrera, en el mundo del 3D. Esta película es una precuela de su “Detective Dee y el misterio de la llama fantasma” (2010). Inventiva y divertida, Hark pretende con esta saga hacer del detective Dee una especie de James Bond/Sherlock Holmes chino del siglo VII. “Yound Detective Dee…” tiene acción espectacular a rebosar y una historia con cientos de elementos y colores que aprovecha perfectamente las posibilidades del 3D. Una película de aventuras trepidante en la que Hark ha puesto toda la carne en asador para hacer disfrutar al público. Deberían estar pendientes de estas cosas en Hollywood.

El segundo film, con el cual me despedí del Festival, era “The Mole Song: Undercover Agent Reiji”, la nueva película del respetado Takashi Miike en concurso. El director japonés nos enseña esta vez su cara más despreocupada y pop, contando la historia de un peculiar agente de la policía que se infiltra en una banda yakuza. “The Mole Song…” es un juguete para el público que funciona sobre todo en su graciosa primera parte; luego en la segunda mitad se pierde, quizás por una larga duración que permite demasiadas extravagancias. Para los que busquen sangre y escenas surrealistas al más puro estilo japonés, Miike se las ofrece en bandeja en esta película que estoy seguro que ha disfrutado mucho dirigiendo.

Esto ha sido todo lo que he podido ver y disfrutar del Festival Internacional de Cine de Roma en estos diez grandes días. Ha sido mi primer Festival, y espero que no sea el último. Arrivederci.

PREMIOS OFICIALES

Premios asignados a las películas en concurso

– Marc’Aurelio d’Oro a la Mejor Plícula: “Tir” de Alberto Fasulo

– Premio a la Mejor Dirección: Kiyoshi Kurosawa por Sebunsu kodo (Seventh Code)

– Premio Especial del Jurado: Quod Erat Demonstrandum de Andrei Gruzsniczk

– Premio a la Mejor Interpretación Masculina: Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club

– Premio a la Mejor Interpretación Femenina:Scarlett Johansson per Her

– Premio a un Joven Actor o Actriz Emergente: todo el elenco de Gass (Acrid)

– Premio al Mejor Montaje: Koichi Takahashi por Sebunsu kodo (Seventh Code)

– Premio al Mejor Guión: Tayfun Pirselimoğlu por Ben o değilim (I Am Not Him)

– Mención EspecialCui Jian por Lanse gutou (Blue Sky Bones)

 

 

LOS PREMIO ASIGNADOS A LAS PELICULAS DEL CONCURSO CINEMAXXI

– Premio CinemaXXI a la mejor película (reservado a largometrajes): Nepal Forever deAliona Polunina

– Premio Especial del Jurado CinemaXXI (reservado a largometrajes):Birmingemskij ornament 2(Birmingham Ornament 2) de Andrey Silvestrov e Yury Leiderman

– Premio CinemaXXI Cortometrajes: Der Unfertige (The Incomplete) de Jan Soldat

– Mención Especial CinemaXXI Cortometrajes: The Buried Alive Videos de Roee Rosen

 

 

EL PREMIO ASIGNADO A LAS PELICULAS DEL CONCURSO PROSPETTIVE DOC ITALIA

– Premio Doc It – Prospettive Italia Doc al Mejor Documental ItalianoDal profondo dr Valentina Pedicini

– Mención Especial: Fuoristrada de Elisa Amoruso

 

 

EL PREMIO A LA MEJOR OPERA PRIMA/SEGUNDA

– Premio Taodue Camera d’Oro a la Mejor Ópera Prima/SegundaOut of the Furnace de Scott Cooper

– Premio Taodue Mejor Productor EmergenteJean Denis Le Dinahete Sébastien Msikav por Il sud è niente

 

 

PREMIO BNL DEL PUBLICO A LA MEJOR PELICULA
– Premio BNL del Publico a la Mejor PelículaDallas Buyers Club de Jean-Marc Vallée

Arturo Tena

Crónica y Premios del Festival Internacional de Cine de Roma (14-17 de noviembre de 2013), 10.0 out of 10 based on 1 rating
Etiquetas:

Escribe un comentario