Blog de Cine

El Desprecio (Le Mépris) (1963)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 8.4/10 (5 votes cast)

Nota: 9

Dirección: Jean-Luc Godard

Guión: Jean-Luc Godard

Reparto: Brigitte Bardot, Michel Piccoli, Jack Palance, Fritz Lang, Georgia Moll

Fotografía: Raoul Coutard

Duración: 102 Min.

“Totalmente, tiernamente, trágicamente…”

En los primeros pasajes de la película “Dolls” (2002), Takeshi Kitano narra la historia de dos amantes condenados por un pasado trágico a vagar sin rumbo hasta el fin de sus días. Sus cuerpos avanzan mecánicamente, en silencio, sin dirigirse la mirada; atados entre sí por un cordón rojo que hace visible la tensión emocional que les mantendrá eternamente unidos. Un extraño vínculo de dolor y soledad que conecta sus almas en el fluir del tiempo y el espacio, o tal vez, incluso, más allá de ellos.

La visión alegórica de estos seres errantes abocados a su propia destrucción, resume en un único plano buena parte de los conflictos pasionales que recorren transversalmente la geografía visual y narrativa del cine moderno. Historias comunes de parejas en crisis, vagando sin rumbo en una red de emociones turbulentas donde el amor y la complicidad han sido sustituidos por el desprecio, la incomunicación y la angustia existencial. El retrato desolador de un mundo en descomposición sobre el que Jean-Luc Godard trazaría la radiografía despiadada de su propio fracaso matrimonial junto a Anna Karina. La semilla que daría origen a una de las obras más conmovedoramente trágicas de la historia del cine.

Adaptación en tres actos de la novela homónima de Alberto Moravia, “El desprecio” narra los últimos días de vida conyugal entre Paul Javal -un dramaturgo sin éxito que se “prostituye” eventualmente como guionista- y su joven esposa Camille. Ambos comparten la existencia sencilla y feliz de una pareja de recién casados en un apartamento medio vacío a las afueras de Roma. Pero su felicidad comienza a resquebrajarse cuando Paul decide, una vez más, alquilar sus servicios a un productor sin escrúpulos a cambio de una importante suma de dinero. Para ello, deberá reescribir el guión de la gran producción sobre “La Odisea” de Homero que Fritz Lang está rodando en los decadentes estudios de “Cinecittà”.

Sin embargo, lo que en un principio parece la oportunidad que estaban esperando para resolver su incómoda situación económica, acabará siendo el detonante que socave los frágiles cimientos de su relación. Un absurdo malentendido, tan sólo un breve atisbo de inconsciencia por parte de Paul, será suficiente para sembrar en Camille el germen de la desconfianza. A partir de ese instante, la sombra de la duda crecerá lentamente en su interior hasta abrir una brecha irreparable que dará paso al dolor, la amargura y, finalmente, el desprecio. Una fractura sobre la que Godard se desliza trazando travellings y panorámicas -balanceándose de un extremo a otro como un funambulista sobre el vacío- para registrar con su cámara el imparable distanciamiento de una pareja en crisis.

.

.

.

.

Con el paso de las horas, la intensa degradación conyugal irá tejiendo un denso entramado de sentimientos y emociones contradictorias. Una coreografía de acercamientos y alejamientos, aproximaciones y fugas, que desembocarán inevitablemente en la incomprensión y la separación mutua. El abismo emocional entre ambos será -al igual que su progresivo alejamiento físico- cada vez más claro, más insalvable, más doloroso.

En este punto, resurge la visión del cordón rojo que encadenaba eternamente a los amantes de “Dolls”. Como Kitano, Godard estira el espacio entre Paul y Camille “dibujando” el aire que se expande en su interior. Es decir, ocupando el campo visual con una red de objetos y colores que se interponen continuamente entre ambos para hacer visible el mundo infranqueable que les separa pero que a la vez les mantiene atados.

“El desprecio” se convierte así en el retrato de un amor que anticipa en cada paso su inevitable final; la ruina en la que algún día habrá de convertirse. Una historia que –como parece sugerirnos el propio Godard- es, en realidad, el origen de todas las historias.

Aythami Ramos

El Desprecio (Le Mépris) (1963), 8.4 out of 10 based on 5 ratings
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

1 Comentario

  1. Despues de la entretenida lectura de estos brillantes apuntes, solo me queda ver la peli.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Escribe un comentario