Blog de Cine

“El Verano de Kikujiro” (Kikujiru no natsu) (1998)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

NOTA:  7,5

Dirección: Takeshi Kitano

Guión: Takeshi Kitano

Reparto: Beat Takeshi (Takeshi Kitano), Yusuke  Sekiguchi, Kayoko Kishimoto, Kazuko Yoshiyuiki

Fotografía: Katsumi Yanagishima

“El Verano de Kikujiro” supuso un cambio de tercio radical en la filmografía del inclasificable Takeshi Kitano. Aquellos que conozcan al director japonés y no hayan visto este largometraje, identificarán su autoría a través de los personajes y la dirección, pero no a través de la acción. Hasta el estreno de este film, el cine del señor Kitano se había caracterizado, en gran medida, por su violencia y temática en torno al mundo de los yakuza. Éste fue el punto de inflexión mediante el cual demostró al mundo cinematográfico que era un cineasta todoterreno.

El argumento gira en torno a Masao, un niño de nueve años que vive con su abuela. Al acabar al año escolar, no tiene mucho que hacer, ya que las clases de fútbol se han acabado y sus amigos han ido a pasar el verano fuera de la ciudad. El aburrimiento y el excesivo tiempo libre provocan que Masao empiece a preguntarse dónde está su madre y porque no vive con ella. Decide ir en su búsqueda y para ello es acompañado por el marido de un matrimonio amigo de su abuela.

Probablemente sea la película mas personal e infravalorada de la carrera del insigne director japonés. De hecho, el nombre del título, Kikujiro, era el de su alcohólico y violento padre, que le abandonó cuando él era tan solo un crío. A pesar de ello, estamos ante una comedia por encima de todo, aun teniendo en cuenta el protagonismo de la soledad en gran parte del metraje.  El viaje que emprenden Masao y Kikujiro para encontrar a la madre del primero está repleto de momentos realmente cómicos, en muchas ocasiones homenajeando al cine mudo. Pero el director mantiene un cierto sabor amargo, provocado por la ausencia de ese lazo materno-filial tan ansiado por el protagonista lo cual aporta un gran equilibrio al conjunto.

Lo que sorprende en esta obra es la sensibilidad que Kitano muestra en la evolución de la relación entre sus dos protagonistas, huyendo de cualquier atisbo de sensiblería. Probablemente una de las claves de este éxito sea el contraste entre los dos personajes. Masao, un niño tímido, responsable e introvertido; Kikujiro, un hombre prepotente, mal hablado, irresponsable e imprevisible; pero ambos, de gran corazón.

Las situaciones cómicas están muy logradas. El momento en que Masao y Kikujiro están en la casa de apuestas es indescriptible, al igual que los diferentes momentos en que ambos están haciendo autostop para ser llevados a su destino o las escenas en la piscina. En algunas ocasiones parece como si el Kitano actor no pudiera contener la risa al ver a sus compañeros de reparto interpretar determinadas secuencias.

En definitiva, “El Verano de Kikujiro” es una comedia original y emotiva, que no defraudara a quienes la vean con una mente abierta.

Carlos Fernández Castro


Etiquetas: , , , ,

Escribe un comentario