Blog de Cine

Sin Retorno (2010)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Nota: 6

Dirección: Miguel Cohan

Guión: Miguel Cohan, Ana Cohan

Reparto: Leonardo Sbaraglia, Federico Luppi, Martín Slipak, Luís Machín, Bárbara Goenaga, Ana Celentano

Fotografía: Hugo Colace

EN BREVES PALABRAS (Para los impacientes…)

“Sin Retorno” es otra muestra más del académico e impoluto cine argentino, tan apreciado por el público español. Se trata del debut en la dirección de Miguel Cohan, tras haber colaborado con Marcelo Piñeyro en “Plata Quemada”, “El método” y “Kamchatka”. El director argentino se ha rodeado para la ocasión de un elenco de actores y actrices reconocidos internacionalmente; tanto como para alabar el nivel interpretativo del film. Leonardo Sbaraglia, Federico Luppi, Luís Machín y Ana Celentano consiguen crear unos personajes oscuros, complejos e inmorales.

En ésta su ópera prima, Cohan, pretende, y digo pretende, embarcarnos en un thriller dramático. Desafortunadamente, lo que comienza de manera interesante, va perdiendo fuerza a medida que avanza el guión, para terminar de manera indiferente. La principal premisa que ha llevado a Cohan a realizar esta película es una pregunta que le rondaba por la cabeza desde hacía tiempo, “¿Cómo sigue la vida de una persona que es responsable de una muerte? ¿Cómo hace para ocultar el hecho y seguir adelante con su vida cotidiana?”.

SI QUIEREN PROFUNDIZAR…

Un joven ciclista es atropellado en mitad de la noche bonaerense. El culpable es un joven acomodado llamado Matías (Martín Slipak) que, consciente de lo que ha hecho, se da a la fuga. La casualidad hace que, instantes antes del atropello, el ciclista tuviera un pequeño altercado con Federico (Leonardo Sbaraglia).  Una serie de desafortunados incidentes, unido al empecinamiento del padre del fallecido (Federico Luppi), desembocan en la detención de Federico, inculpado como causante de la muerte del ciclista. El remordimiento y el sentimiento de culpa, causado por el mortal atropello, hacen mella en la frágil conciencia de Matías, que no ve más salida que confesar a su familia. Lejos de solucionar el entuerto causado, y con la esperanza de ver a un “cabeza de turco” incriminado y juzgado por un crimen que no cometió, el padre de Matías decide eliminar todas las pruebas que evidencian la participación de su hijo en el atropello. Años después, recién salido de la cárcel, Federico empieza la búsqueda del auténtico culpable.

El sentimiento de culpa, la protección a la familia y la búsqueda de venganza son temas recurrentes en la cultura cinematográfica. Lo novedoso del film de Cohan es que los ha mezclado bajo la etiqueta de un thriller, donde confluyen  con precisión, gracias a una correcta y serena dirección de actores.

El inicio del film es bastante prometedor, no esconde nada que el espectador no deba conocer. El director nos muestra, uno a uno, a los protagonistas de esta historia. Quiere hacernos partícipes de sus miedos y de sus anhelos. Lástima que los haya rodeado de personajes secundarios sin sustancia, a excepción de los padres de Matías, interpretados por Luís Machín y Ana Celentano.

Qué pena que el gran Federico Luppi esté totalmente desaprovechado en un personaje que no produce ningún sentimiento de lástima, como así debería suceder con un padre que ha perdido a su hijo; he echado en falta un poco más de profundidad en su personaje. Pero no todo en el film es negativo. De hecho, debo resaltar el buen uso que se hace de la elipsis cinematográfica, un salto en el espacio o en el tiempo dentro de una secuencia sin que se pierda el hilo de la misma. Un buen ejemplo de ello se aprecia con “Kempes”, ese personaje arregla-conflictos que no puede faltar en toda película.

“Sin Retorno” no deja de ser una película bien hecha, pero que no ha sabido explotar sus virtudes, por culpa de un guión plano y que llega a ser monótono en ciertos momentos. Me da la impresión de que Cohan ha querido quedar bien con todo el mundo. Lo que hubiera podido convertirse en una dura crítica al sistema judicial, se queda en agua de borrajas. Estoy seguro que Charles Bronson no lo hubiera permitido.

Carlos Hillman

Carlos Hillman

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario