Blog de Cine

El terror llega desde Brasil en Quando eu era vivo, cuidado con la familia…

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

El género de terror no es exclusivo del cine asiático. Ni tan siquiera del más popular y comercial producto norteamericano.  Y como en BdP nos gusta bucear por todo el planeta en busca de buenos, bonitos e interesantes proyectos, en esta ocasión vamos a fijar nuestra mirada en una filmografía, que poco a poco, va asomando su cabecita por el quicio de la puerta, demostrando el gran talento que destila. Así que, sin más dilación, cogemos un vuelo transoceánico… para bajarnos en el aeropuerto internacional de Sao Paulo. Brasil, ¡oh!, Brasil, el país de la samba y el Carnaval, aprovechando que es época de disfraces y chirigotas.

Allí es donde el director brasileño Marco Dutra nos presenta su segunda película, Quando eu era vivo, un enigmático thriller de terror psicológico, que ha gozado de un gran éxito en la cartelera brasileña.

Este joven director es una de las joyas de la corona verdeamarelha, forjado a base de premiados cortometrajes, y que sigue la senda marcada por José Padilha, quién tras el éxito que obtuvo con Tropa de Élite y su secuela, ha dado el salto a Hollywood haciéndose cargo del remake de Robocop; y de Selton Mello, que con El Payaso ( O Palhaço), ha encandilado a la crítica brasileña.

El éxito de Marco Dutra va indefectiblemente asociado al éxito de su amiga y compañera, Juliana Rojas, codirectora de Trabalhar Cansa, debut en pantalla grande del dúo.  Con su segunda película sus caminos profesionales se han separado. Rojas continúa desarrollando su labor dentro del ámbito de la televisión y los cortometrajes, mientras que Dutra ha decidido saltar al vacío con un asfixiante retrato de terror.

Quando eu era vivo es una adaptación del libro de Lourenço Mutarelli, titulado A Arte de Produzir  Efeito Sem Causa. Mutarelli es un reconocido escritor brasileño, que en la época de los 80 y 90 desarrolló un gran trabajo en el mundo de la animación ilustrada, así como obras de teatro y series de televisión.

El film cuenta la historia de Júnior (Marat Descartes), que tras perder su empleo y afrontar un divorcio, no tiene más remedio que volver a vivir con su viejo padre (Antonio Fagundes) en el  apartamento familiar. Pero, cada día que pasa se siente más un extraño, y pasa las horas sentado en el sofá, pensando en su situación, luchando por la custodia de su hijo y obsesionado con la joven Bruna (Sandy Leah), una estudiante de música, quién ocupa ahora su vieja habitación. Después de encontrar algunos misteriosos objetos pertenecientes a su madre, Junior, comienza a querer saber todo sobre la historia de su familia, lo que le mete en una espiral de autodestrucción y delirio, confundiendo la realidad con la ficción.

A pesar de manifestar que el libro de Mutarelli era inadaptable para el cine, Dutra ha conseguido plasmar de manera magistral la difícil relación padre-hijo y los secretos que se ocultan tras la puerta de su apartamento, tras cinco años de trabajo. El film está filmado enteramente en un apartamento de la Avenida Sao Luiz, en el centro de Sao Paulo, protagonizado por Marat Descartes (2 coelhos), Antonio Fagundes, veterano actor de la televisión como Amor à vida, Gabriela e Insensato Coraçao; Sandy Leah (Mato Sem Cachorro), Gilda Nomacce (De Menor), y Helena Albergaria (Trabalhar Cansa).

El actor Marat Descartes fue muy ambicioso declarando que “El Resplandor, de Stanley Kubrik, fue la primera referencia que le vino en mente al leer el guión de Quando eu era vivo, sobre todo por la sensación claustrofóbica de la película”. Atrevidas declaraciones las realizadas por el bueno de Descartes.

A pesar de eso, la crítica ha acogido con gusto este film de terror, alabando las interpretaciones de los dos protagonistas, Descartes y Fagundes, y esperando que la carrera de Dutra en el cine sea tan fructífera como se le presupone.

Disfrutemos de un poco de terror paranormal y psicológico llegado de las lejanas selvas amazónicas….

Hillman

Escribe un comentario