Blog de Cine

“Post Mortem”, el cine chileno está en alza

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Pablo Larraín es un director chileno que acaba de triunfar en el 32 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana en Cuba con su película “Post Mortem”. Ganó un total de cinco premios, incluyendo el de mejor guión (por una “película de perfecta ejecución, compleja y audaz, de impecable puesta en escena”, según el Jurado), el de mejor actriz para Antonia Zegers y mejor actor para Alfredo Castro. Larraín se dió a conocer en 2008 con la cinta “Tony Manero” que narraba las vivencias de un cincuentón obsesionado con interpretar al personaje que popularizó John Travolta en “Fiebre del Sábado Noche”, y a quién sus ansias de fama le llevan a cometer todo tipo de tropelías y asesinatos.

Ahora regresa con un film que habla de gopes de estado, de dictaduras, de desaparecidos, de torturas y de Pinochet. La película tuvo una muy buena acogida en el Festival de Venecia tras ser el único film latinoamericano en la sección oficial.

Marcelo Alonso, Alfredo Castro, Amparo Noguera, Jaime Vadell y Antonia Zegers son los protagonistas de una historia que vuelve a mirar hacia atrás en el tiempo.

Su sinopsis es la siguiente: Narra la historia de un empleado en la morgue, Mario Cornejo, de un hospital de Santiago de Chile durante los días previos al golpe de estado chileno de septiembre de 1973. Mario, de 55 años, trabaja pasando a máquina informes de autopsias en un depósito de cadáveres. En pleno golpe de Estado chileno de 1973, Mario fantasea con su vecina Nancy, bailarina de cabaret, que desaparece misteriosamente el 11 de septiembre. Tras un violento registro del Ejército en casa de ella, se entera de que han arrestado al hermano y al padre, destacado comunista y partidario de Salvador Allende. Preocupado y enloquecido por la desaparición de la que hubiera sido su amante, Mario se pone a buscar desesperadamente a Nancy.

“Nací tres años después del golpe y necesito volver a él porque aún no lo entiendo”, dice el director a modo de justificación. “En Chile sigue habiendo un grupo disparatado de personas que piensa que Pinochet es fantástico, aunque el consenso dice ahora que las dictaduras ya no son bienvenidas. Pero eso no estaba tan claro entonces. Las imágenes del filme están en la onda de ese estado mental. Por eso su paisaje político es tan extraño, ambiguo y delirante”, dijo Larraín.

El filme, que tiene un sombrío giro final, está inspirado en la vida real de Cornejo e incluye escenas gráficas de la autopsia realizada a Salvador Allende luego de que supuestamente se suicidara, escena que impacta por su magistral crudeza, “Es la primera vez que un filme de ficción exhibe aquel hecho y seguramente eso va a provocar una discusión y una polémica positiva”, destacó el actor Alfonso Castro.

La película se estrenará próximamente en las pantallas francesas y no sabemos si llegará algún día a España. Pablo Larraín tiene ya en marcha un proyecto para la televisión en la cadena HBO sobre los narcotraficantes en Chile.

Vía: Twitch Films

Escribe un comentario