Blog de Cine

The Better Angels. Sundance es testigo de la infancia de Lincoln. Produce Terrence Malick

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Si yo preguntara a todos los bandejeros que nos siguen y nos apoyan continuamente de manera incondicional, quien es A. J. Edwards, es probable que muy, muy pocos sepan de quién estamos hablando.

Si yo os dijera que AJ Edwards ha colaborado con el reservado, tímido e introvertido (que viene a ser lo mismo) Terrence Malick y que es habitual de su intimísimo circulo, y que no solo es su amigo, sino que también es el productor de su ópera prima como director…, entonces todo queda más que claro, cristalino. Seguimos sin saber quién es, pero intuimos que a partir de ahora volveremos a escuchar su nombre en alguna ocasión.

Porque AJ Edwards estrena película y Terrence Malick la produce. En el Festival de Sundance (16.01- 26.01) en la sección New Frontier Film, se producirá el debut de Edwards como director.

Convertirse en uno de los hombres más herméticos de la industria del cine tiene sus inconvenientes para todos aquellos que, quién más, quién menos, desea conocer con pelos y señales todos los detalles de los proyectos de nuestros artistas favoritos. Malick es un maestro del escapismo, de todo lo que se dice o se escribe, el 90% no es cierto, o no está contrastado. Pero, bueno, que se le va hacer, me tiraré a la piscina.

La labor de Malick como productor está dando su frutos últimamente. Con su ayuda introdujo a los espectadores americanos cierto cine que probablemente nunca hubiera visto la luz en el hogar de los McMenús y los cowboys. Fue lo que sucedió con Zhang Yimou ( Happy Times), Hans Petter Moland (Un lugar maravilloso), le dio la primera oportunidad a David Gordon Green antes de dar el pelotazo con la espléndida Prince Avalanche; y ahora nos presenta en sociedad a su nuevo delfín, AJ Edwards, que junto a Anthony Lucero (The Clown) y Paul Atkins (The Devil´s Teeth), estrenarán en breve sus nuevas películas, bajo el manto protector de Malick.

Edwards trabajó con el genio americano en El nuevo mundo, El Árbol de la vida y en To the Wonder, realizando diferentes cometidos, desde la edición hasta la dirección de la segunda unidad, hasta que decidió dar el salto a la dirección. Le pidió ayuda a Malick y el resultado se podrá comprobar en el próximo día 18 de enero en Sundance.

Algo le habrá visto Malick para producir The Better Angels, un biopic que nos relatará la historia menos conocida del 16º Presidente de los EEUU, Abraham Lincoln. Un duro relato enmarcado en los agrestes parajes de la Indiana de 1817, donde el pequeño Abe vivía a la tierna edad de 10 años. Hombres y mujeres debían batallar contra la naturaleza y las enfermedades en apartadas cabañas de madera. Este era el mundo del joven Lincoln. Abarcando tres años de la vida del futuro presidente, el film explora las relaciones con su familia, las adversidades que forjaron su carácter, la tragedia que le marcó para siempre y las dos mujeres que le guiaron hacia la Historia.

Escrita y dirigida por Edwards, The Better Angels escarba con inusitada poesía visual y narrativa el mundo de Lincoln. El inhóspito paraje donde viven cobra vida con el impresionante trabajo de fotografía en blanco y negro. Con un toque elegante, Edwards nos muestra la austeridad de una era y nos revela que es lo que determinó la manera de ser de uno de los líderes más importantes. (Sundance)

El film está protagonizado por Diane Kruger, que interpreta a Sarah Bush Lincoln, segunda mujer de Tom Lincoln, padre de Abe, papel que ha ido a parar a las manos de uno de los intérpretes más interesantes de los últimos tiempos, Jason Clarke. Junto a ellos nos encontramos con Wes Bentley (Lovelace), y Brit Marling (The East), como los actores más conocidos.

El impresionante trabajo de fotografía se puede apreciar en las primeras fotos que han llegado de The Better Angels. Hasta que no llegue el trailer a nuestras manos, tendremos que conformarnos con lo que tenemos, mientras esperamos las primeras críticas de su trabajo.

Hillman

Escribe un comentario