Blog de Cine

Falling (2020): Mortensen tropieza en la dirección

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

En los últimos compases de Falling, padre e hijo mantienen una conversación acalorada con el sonido y la imagen de un pequeño televisor en segundo plano. En la pantalla del aparato se aprecian las siluetas de John Wayne y Montgomery Clift, dos personajes que, sin ser familia, mantienen una relación paternofilial de lo más tormentosa durante gran parte del metraje de Río rojo (Howard Hawks, 1948). Se trata de una pista que revela las inspiraciones clásicas de Mortensen detrás de las cámaras y, de algún modo, parece llamar la atención sobre la evolución que ha experimentado el cine norteamericano en su tratamiento de las relaciones homosexuales.

A pesar de esta circunstancia, Falling se muestra un tanto almidonada a la hora de mostrar el choque entre la intolerancia de generaciones pasadas respecto al colectivo LGTBIQ y la defensa actual de sus derechos y libertades. De algún modo, se aprecia una cierta influencia de Green Book -película que Mortensen protagonizó en 2018 y que aborda el racismo en los Estados Unidos de los años 60- en el recurso a los clichés.

Asimismo, el debutante muestra, con insistencia enfermiza, el comportamiento homófobo del padre de familia en la línea argumental dedicada al presente. Reiteración que impide la evolución de los personajes y estanca la narración. En este sentido, la película funciona mejor cuando se centra en la infancia del protagonista y el espectador asiste al progresivo crecimiento de ese monstruo interpretado por Sverrir Gudnason en la versión más joven del personaje encarnado en el presente narrativo por Lance Henriksen.

Entre los aciertos de este debut, destacan la gestión de sus líneas argumentales, entrelazadas con solvencia mediante un uso admirable de la elipsis, y la construcción de un tramo final que, en ciertos momentos, recuerda la atmósfera sofocante de Aflicción (Paul Schrader, 1997): en éste, Mortensen y Henriksen protagonizan el clímax dramático y alcanzan el nivel de autenticidad que la película requería desde un primer momento. Nunca es tarde si la (des)dicha es buena.

Carlos Fernández Castro

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Escribe un comentario