Blog de Cine

Dinamarca enloquece con “The Keeper of lost causes” en su estreno

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Lo nórdico está de moda. Y no me refiero a la mullida y calentita manta que nos protege del frío gélido de España, sino al extraordinario fenómeno que asola las costas del sur de Europa y parte de América. De un tiempo a esta parte, el mundo editorial se ha visto invadido por una pléyade de escritores venidos del norte, que con sus intrigantes historias han puesto a sus países en el punto de mira.

El islandés Arnaldur Indridason (Las marismas), los suecos Stieg Larsson (saga Millennium), Henning Mankell (saga del inspector Wallander), Camilla Läckberg (La princesa de hielo), Assa Larsson (Aurora boreal), el noruego Jo Nesbo (Petirrojo), así como los suecos Maj Sjöwal y Per Wahlöö (Roseanna), considerados los padres espirituales de todo este movimiento. Todos ellos han contribuido a crear un género literario propio.

El mundo del cine no es ajeno al éxito internacional de la literatura nórdica. La saga Millennium ha sido adaptada al cine por partida doble. Niels Arden Oplev y Daniel Alfredson se encargaron de la versión escandinava, David Fincher de la americana.  Y el inspector Wallander ha tenido su propia serie de TV, en Suecia y en UK,  protagonizada por el británico Kenneth Branagh, por poner un par de ejemplos.

Y este pasado fin de semana un nuevo jugador ha irrumpido en la mesa de juego y ha hecho saltar la banca. Se trata de la película The Keeper of Lost causes (Kvinden i Buret), que se estrenó el pasado 3 de octubre, rompiendo todos los records de la taquilla danesa de los últimos 10 años. La película es una adaptación de la novela Departamento Q, la mujer que arañaba las paredes (Kvinde i Buret,2007), editada en España por la editorial Maeva. El libro es el primero de los cuatro que el escritor danés Jussi Adler-Olsen ha publicado de las andanzas del comisario Carl Mock.

Mikkel Norgaad se ha encargado de la realización del film, ayudado en el guión por Nikolaj Arcel, director de la última película nominada al Oscar por Dinamarca, A royal Affair, y guionista de la primera película de la saga Millennium. Norgaad es conocido por su trabajo en la serie de TV Klovn y Borgen, así como del film Klown: The movie, que irrumpió hace un par de años en el panorama europeo.

En Copenhague, el policía Carl Mørck está atravesando una de las épocas más negras de su vida. Tras ser sorprendido por el ataque de un asesino, un compañero suyo resulta muerto y otro gravemente herido. Su sentimiento de culpabilidad aumenta cuando su jefe y la prensa dudan de su actuación. Relegado a un nuevo departamento dedicado a casos no resueltos, Carl Mørck ve una oportunidad de demostrar su valía al descubrir las numerosas irregularidades cometidas en el caso de Merete Lynggaard. Cuando en 2002 esta mujer, una joven promesa de la política danesa, desapareció mientras realizaba un viaje en ferry, la policía decidió cerrar el caso por falta de pruebas. Sin embargo, Merete Lynggaard sigue viva aunque sometida a un terrible cautiverio. Encerrada y expuesta a los caprichos de sus secuestradores, sabe que morirá el 15 de mayo de 2007. Carl Mørck ha de utilizar todo su ingenio e intuición.

La película, que tuvo su première mundial en el pasado Festival de Locarno con críticas positivas, está protagonizada por Nikolaj Lie Kaas, como el inspector Carl Mørck , al que hemos visto en The Whistleblower en 2010, y por Fares Fares, como su ayudante Assad, que tuvo un pequeño papel en La noche más oscura el año pasado, razón de ser de todos los libros.

Debido al clamor popular en estos momentos se está rodando la segunda película del Departamento Q, titulada The Absent One (Los chicos que cayeron en la trampa en la versión literaria).

No sabemos si The Keeper Of Lost Causes llegará algún día a nuestros cines. Probablemente si lo consiga, tardará pero algún distribuidor español se hará eco del éxito e intente repetirlo en España. Si llegó Millennium, porque no van a arriesgar con el Departamento Q. Yo lo haría.

Hillman

Escribe un comentario