Blog de Cine

Recuerdos Improvisados: Jack Nicholson y el discurso sobre la libertad

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Acabas de cumplir 77 años, Jack Nicholson ¿Quién te hubiera dicho que, con la vida que has llevado, fueras a alcanzar los 40? Afortunadamente, tu cuerpo debe ser especialmente tolerante a las sustancias más tóxicas (eufemismo para hablar de drogas), porque no creo que haya muchos organismos capaces de compartir set de rodaje con Dennis Hopper y Peter Fonda, sin morir en el intento.

Eso me recuerda a uno de tus grandes momentos: el discurso sobre la libertad que, a la luz de una hoguera, declamabas en “Easy Rider”. Tu inconfundible estilo, repleto de pausas dramáticas y un verbo deliberadamente lento, convertían esas palabras en el himno de una generación. “Hablar sobre la libertad, y ser libre, son dos cosas diferentes…no vayas a decirle a alguien que no es libre, porque se enfurecerán y querrán matarte para demostrarte que lo son…”. Nunca unas líneas de diálogo fueros tan verdaderas, y jamás un actor las reprodujo con tanta convicción y pesar como Jack Nicholson.

Tus labios de encantador de serpientes, capaces de seducir a la Jessica Lange más sexy (siempre preferí esta versión de “El Cartero siempre llama dos veces”, que contiene el mejor polvo de la historia del cine), y tu polivalente mirada, tan apropiada aterrorizar a la mojigata Shelley Duvall (El Resplandor), como para enamorar a una desencantada Shirley McLaine (La Fuerza del Cariño), compensaban un físico que no destacaba especialmente entre los grandes nombres del Nuevo Hollywood.

Nos has regalado tantas magníficas interpretaciones, que aceptamos tu excusa para haber abandonado la gran pantalla. Tu perjudicada memoria ya no recuerda los textos de tus guiones. Pero al menos te permitió hacer mella en nuestros recuerdos con exhibiciones como la de “Alguien voló sobre el Nido del Cuco”, todo un canto a la libertad, y “El Honor de los Prizzi”, o como interpretar a un mafioso en clave de comedia y no caer en el ridículo. Gracias por estos 77 años de cine, ha sido un placer.

Carlos Fernández Castro

.

Etiquetas: ,

Escribe un comentario