Blog de Cine

Sidney Lumet. RIP (1924-2011)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Se nos ha ido otro de los grandes, Sidney Lumet. A lo largo de cinco décadas, magníficas películas como “Doce Hombres sin Piedad” (1957), “Larga Jornada hacia la Noche” (1962), “El Prestamista” (1964), “La Colina” (1967), “Serpico” (1973), “Una Tarde de Perros” (1975), “Network” (1976), “Veredicto Final” (1982) y “Antes que el Diablo sepa que has Muerto” (2007)  han cimentado una excelente filmografía que muchos críticos han intentado menospreciar con estúpidas e injustificadas afirmaciones, tales como “se trataba de un director demasiado académico” o “no tenía personalidad en su dirección”.

Probablemente fueron sus orígenes televisivos los que, desde el principio, le granjearon una legión de detractores que nunca dejaron de apelar a su procedencia para no tomarle en serio. Afortunadamente, ahí quedan todas sus películas para que cada uno podamos juzgar si se trata de un director a tener en cuenta o no.

Fue un gran director de actores, como demuestra que Paul Newman, Sean Connery, Henry Fonda, Rod Steiger, Al Pacino, William Holden, Katherine Hepburn, Marlon Brando y un largo etcétera de actores confiaran en él para ser dirigidos y, en muchas ocasiones, obtener nominaciones a los premios mas prestigiosos. A su vez, él mismo logro un sinfín de nominaciones por su trabajo; entre ellas cinco a los premios de la Academia de Hollywood (Veredicto Final, Network, Tarde de Perros y Doce Hombres sin Piedad). Aunque casi ninguna de ellas se materializara en premio, sería ilógico ignorar la opinión de multitud de profesionales que han sabido valorar su trabajo a lo largo de cinco décadas de cine.

Supo reflejar en su cine las pasiones humanas como pocos directores, indagando en el alma de hombres y mujeres desde muy diversas perspectivas. En sus películas, realizaba un profundo estudio psicológico de sus personajes, examinando sus motivaciones minuciosamente y reflejando que las decisiones que tomamos y nuestra forma de comportarnos son el resultado de nuestro pasado y del contexto en el que nos movemos. El director americano tenía una especial inclinación a que los factores anteriormente citados, tuvieran una repercusión negativa en muchos de sus protagonistas; de esta manera, su cine dio a luz a grandes perdedores imposibles de olvidar: Paul Newman en “Veredicto Final”, Rod Steiger en “El Prestamista”, Al Pacino en “Serpico” o Ethan Hawke y Phillip Seymour Hoffman en “Antes que el Diablo sepa que has Muerto”. Aunque sería injusto dejar de mencionar personajes que en sus películas hacían gala de una integridad y honestidad ejemplares, tales como Sean Connery en “La Colina” o Henry Fonda en “Doce Hombres sin Piedad”.

Lamentablemente no podremos volver a disfrutar de nuevas películas de este gran director. Bien cierto es que durante las décadas de los 80 y 90, su talento parecía haber desaparecido definitivamente, llegando incluso a dirigir obras realmente bochornosas (Gloria). Pero el director de Philadelphia  no abandonó su pasión, siempre con la esperanza de reverdecer viejos laureles. Y vaya si lo hizo; a sus 83 años y de manera absolutamente inesperada, sabiendo que el fin estaba muy cerca, reunió todas sus fuerzas, desenterró su talento y nos regaló un magnífico epílogo a un carrera repleta de éxitos: “Antes que el Diablo sepa que has Muerto”. La película, de una fuerza y crudeza inusuales, derrocha clase por los cuatro costados y nunca hace pensar que detrás de las cámaras hay un venerable anciano. Te echaremos de menos, Sidney; gracias por todo.

Carlos Fernández Castro

Etiquetas: ,

Escribe un comentario