Blog de Cine

10 películas en Amazon para sobrevivir al confinamiento

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

En esta segunda entrega de películas para sobrevivir al confinamiento, Ruben de la Prida (RPC) y servidor (CFC), nuevamente, seleccionamos diez títulos de una plataforma de cine en streaming para que estos días de Semana Santa, y los que siguen, sean más llevaderos.

Como puede comprobarse, el catálogo de Amazon no proporciona tantos placeres cinéfilos como lo hacía el de Filmin, pero escarbando entre sus películas hemos dado con unas cuentas que harán las delicias de todo buen aficionado al cine. Pasen y lean:

.

El reverendo (First reformed, Paul Schrader, 2017)

El 2018 asistimos al despertar de una fiera en hibernación. Tras varios años de películas erráticas, Paul Schrader desenfundó su manual de culpabilidad cristiana y regaló a Ethan Hawke el papel de un reverendo inmerso en una crisis de fe. Además de reencontrarse con sus preocupaciones de siempre, Schrader recuperó la expresividad visual de Mishima y la angustia existencial de Aflicción, para señalar el amor como la única solución a los horrores y amenazas de la vida real. Su plano final es de los que dejan huella. (CFC)

.

Her (Spike Jonze, 2013)

El confinamiento ha hecho que multipliquemos nuestras relaciones sociales online. Nos vemos forzados a tener contacto virtual con personas físicas a las que no podemos tocar, oler, abrazar. En este contexto, la inolvidable fábula de Spike Jonze adquiere un halo de sorprendente actualidad… Y su secuencia final un nuevo y revelador significado. (RPC)

.

Lady Macbeth (William Oldroyd, 2016)

Entre otras razones, el estreno de Lady Macbeth sorprendió a propios y extraños por la irrupción en nuestras vidas de Florence Pugh (Mujercitas, Little Drummer Girl), una de esas actrices que impregnan de un fuerte carácter a todo personaje que interpretan. Su Lady Macbeth es una mujer sometida en un mundo de hombres, que decide rebelarse y tomar las riendas de su propio destino. Y éso no es fácil para una adolescente recién desposada (matrimonio pactado, por supuesto) en plena mitad de la Inglaterra rural del siglo XIX. Una película potente y reivindicativa que hace de la repetición su máximo escaparate para señalar un camino hacia el cambio. (CFC)

.

El gran Lebowski (The Big Lebowski, Hermanos Coen, 1998)

Cuando la realidad se vuelve demasiado estrecha, quizá haya que afrontarla como el “Nota” (mítico Jeff Bridges), aquel antihéroe amante del White Russian y de los cantos de las ballenas (y de una Julianne Moore en estado de gracia). Una comedia de todos los colores, desde el blanco más puro hasta el negro más fino, destilada por los hermanos Coen en el punto álgido de su genialidad. (RPC)

.

Cube (Vincenzo Natali, 1997)

Con su primera película, el canadiense Vincenzo Natali apostó por una ciencia ficción minimalista: varios cubos, seis personajes y múltiples enigmas y acertijos para sobrevivir a una trampa mortal basada en la geometría. A priori suena bien, y es todavía mejor cuando te dejas atrapar por sus laberintos visuales. Cube hace gala de la frescura y el descaro de la juventud, del atrevimiento de quién no tiene nada que perder, de una imaginación indomable. Una pena que algunos directores pierdan estos atributos al mismo ritmo que dejan atrás la libertad creativa de los presupuestos modestos. (CFC)

.

La tortuga roja (La Tortue Rouge, Michael Dudok de Witt, 2016)

Estar solo puede ser una aventura inimaginable. Los sucesos más cotidianos, los objetos más anodinos, pueden adquirir una dimensión inesperada. De Wit plantea su cuento animado a modo de contemplación silenciosa, tejiendo un suave crescendo que desemboca en el inesperado clímax. Una poderosa metáfora sobre el poder trascendental de la mirada.  (RPC)

.

Arma fatal (Hot Fuzz, Edgar Wright, 2007)

Edgar Wright es una de las mentes creativas más excitantes del cine británico. Su estilo narrativo es ya identificable, los montajes de sus películas son auténticas obras de arte y el ingenio de sus guiones no parece tener límites. En Arma fatal, vuelve a echar mano de un subgénero (en este caso las buddy movies) para pasarlo por su filtro personal y construir una comedia desternillante que recurre al policíaco para articular una crítica a la sociedad inglesa. Funciona a varios niveles e iguala la calidad de su predecesora Zombies Party. (CFC)

.

Grizzly Man (Werner Herzog, 2005)

Con la naturaleza no se juega. O quizá sí, pero solo respetando sus propias reglas. Ya el título sobreimpreso en el primer plano de Grizzly Man deja entrever la dureza subyacente a las imágenes que nos disponemos a ver, narradas por Werner Herzog, en torno a la historia del hombre que sabía demasiado poco. Una reflexión excelente y devastadora sobre el acto mismo de ver. (RPC)

.

Apocalypto (Mel Gibson, 2006)

Probablemente, la mejor película de acción de las últimas décadas. En ella, Mel Gibson demuestra un dominio abrumador del tempo narrativo. Apocalypto es una lucha por la supervivencia en los tiempos salvajes del imperio maya. Muchos señalaron su escasa ambición más allá del ejercicio visual, una crítica que parece inapropiada si tenemos en cuenta su acertada e infrecuente reflexión sobre los efectos del poder en el ser humano y la ley del más fuerte. Siempre que ha podido, el poderoso ha pisado al débil, por lo que no conviene quedarse en un eslabón de la cadena para criticar a unos y santificar a otros. Es imposible interpretar la historia sin saber de qué estamos hechos. (CFC)

.

El festín de Babette (Babettes Faestebud, Gabriel Axel, 1987)

Algunos grupos humanos son de por sí claustrofóbicos: hay almas que viven en un eterno confinamiento. Hasta que (si tienen suerte) aparece la Babette de turno, una figura humilde y generosa capaz de devolver el gusto por la vida (en sentido literal y figurado). Un banquete fílmico que pide ser degustado lentamente, y cuya satisfacción resuena mucho tiempo después de su visionado. (RPC)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario