Blog de Cine

Recuerdos Improvisados: Stanley Donen

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Quizás su nombre no os resulte familiar, pero Stanley Donen fue uno de los grandes directores de la historia del cine. Dirigió ese tipo de películas que contagian ganas de vivir, que entretienen sin que te des cuenta, que se viven con intensidad, que son lo suficientemente superficiales para ser disfrutadas sin pensar, y lo suficientemente profundas para dejar una huella imborrable en tus pensamientos.

Stanley Donen

Donen revolucionó el musical cuando casi estaba muerto (Un Día en Nueva York), le dio una vuelta de tuerca que lo convirtió en un género accesible para todos los públicos (Cantando bajo la lluvia). Perfeccionó como pocos el arte de integrar las canciones en el argumento, y hacerlo avanzar (Siempre hace Buen Tiempo) evitando los baches de ritmo que caracterizaban este tipo de cine. Pero también fue un gran director de comedias, género que manejaba con gran soltura, y al que aportó una dosis de amargura que provocaba en el espectador una extraña intermitencia entre la medio sonrisa y el ceño fruncido (Página en Blanco, Indiscreta).

Un día en Nueva York

Pero tampoco le temblaba el pulso a la hora de echar toneladas de sal en la herida. Sorteaba la impopularidad de esta medida a través de la infalible táctica del caballo de Troya: unas gotas cómicas bien rociadas engañan de primeras al paladar más perspicaz (Dos en la Carretera). A la hora de mezclar géneros, no tuvo competidor. Si en algún momento alguien pensó que era imposible encontrar la combinación perfecta entre drama, cine de acción, intriga, romance y suspense, se equivocó. “Charada” es la prueba de ello.

Charada

Ya lo sé, ¿por dónde empezar en una filmografía tan extensa como la suya? Si tuviera que escoger una película, sabedor de los prejuicios que siempre acompañan al género musical, me decantaría por “Cantando Bajo la Lluvia: cine de 1ª calidad, divertido, educativo, y capaz de iluminar tus horas más oscuras.

Carlos Fernández Castro

.

Etiquetas: ,

Escribe un comentario