Blog de Cine

La Desaparición de Eleanor Rigby (The Dissapearance of Eleanor Rigby: Them) (2014)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

la desaparicion de eleanor rigbyNota: 7,5

Dirección: Ned Benson

Guión: Ned Benson

Reparto: Jessica Chastain, James McAvoy, Isabelle Huppert, Ciarán Hinds, William Hurt, Bill Hader, Viola Davis

Fotografía: Christopher Blauvelt

Duración: 119 Min.

Cualquiera que se llame Eleanor Rigby está condenada a una vida repleta de melancolía y soledad; tan sólo hace falta escuchar la canción de The Beatles. Estarán de acuerdo conmigo en que nada puede justificar la elección de dicho nombre; ni siquiera el hecho de que los padres de la protagonista de esta película se conocieran con motivo de una rumoreada reunión del cuarteto de Liverpool. Podrían haber escogido Martha (Martha, My Dear), Julia (Julia), o Sadie (Sexy Sadie), y de esta manera haber transmitido un legado más optimista a su primogénita. Pero no fue así. Rigby, el apellido del padre de la Eleanor que protagoniza esta película, era demasiado idóneo como para renunciar a un nombre tan tentador.

En perfecta consonancia con este mítico tema, el debut de Ned Benson es una inyección de desasosiego difícil de digerir. Cada uno de sus fotogramas cargan con el peso de una tragedia que no llegamos a conocer hasta bien avanzado el metraje. A pesar del misterio, el director es capaz de impregnar sus imágenes con la sensación de que nada de lo que suceda en la gran pantalla arreglará las cosas entre Eleanor (Jessica Chastain) y Conor (James McAvoy). De esta manera, consigue mantener en un puño el resignado corazón del espectador.

foto-la-desaparicion-de-eleanor-rigby-13-793

Al igual que sus protagonistas, las dos películas a partir de las que se ha construido “La Desaparición de Eleanor Rigby” no estaban destinadas a compartir sus existencias en un mismo metraje. Los intereses económicos de Harvey “Manostijeras” Weinstein, productor de este híbrido, han sido los responsables de que no podamos disfrutar el proyecto original en una sala de cine. Sin embargo, estamos ante una obra tan personal y dotada de tanta sensibilidad, que el resultado final aguanta la ausencia de esos metros de celuloide irresponsablemente amputados. Después de ver la película, el espectador sentirá la imperiosa necesidad de indagar en “La Desaparición de Eleanor Rigby: Él” y “La Desaparición de Eleanor Rigby: Ella”, dos puntos de vista sobre la misma situación, que sólo podremos degustar en plataformas digitales como Filmin.

Basándose en el “nada es verdad, nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira“, Benson huye del maniqueísmo habitual de los dramas románticos. Por un lado, muestra el origen común de la ruptura entre Eleanor y Conor, exponiendo las razones que impiden su reconciliación. Como en la vida misma, la solución es más compleja de lo que pueda parecer desde el exterior. Los dos viven encerrados en si mismos y han restringido el acceso a la burbuja que han construido a su alrededor. Para reflejar el aislamiento de sus personajes, el director les fotografía con objetivos que renuncian a la profundidad de campo. Podría decirse que Eleanor vive anclada en un trauma que Conor ha intentado dejar atrás demasiado pronto.

foto-la-desaparicion-de-eleanor-rigby-2-815

Pero incluso ciñéndonos a estos dos puntos de vista, estaríamos presenciando una versión sesgada de la situación. En aras de ampliar la visión del conflicto, el director recurre hábilmente a la relación que ambos mantienen con sus familias y sus amigos comunes. De esta manera, el espectador obtiene información complementaria, a través de elementos externos que fortalecen ese “them” (ellos) del título americano.

Que no os engañen, puede que “La Desaparición de Eleanor Rigby” sea un film romántico, pero con el “drama” delante. En el mundo real, las rupturas no se arreglan repentinamente cuando los amantes se dan cuenta de lo mucho que se siguen queriendo. En ocasiones, ni siquiera importa el amor. Esa sensación de incertidumbre es la que mantiene viva la narración de esta película, la que hace que el espectador se identifique con uno de los personajes, y vea reflejada en él o en ella su manera de afrontar la vida.

No importa cuántos dramas románticos hayas visto hasta la fecha, “La Desaparición de Eleanor Rigby” deja secuelas irreparables que son advertidas desde las primeras secuencias del film: “Sólo hay un corazón en este cuerpo, ten piedad de mi“. Al comenzar la película, Conor confiesa de esta manera que está perdidamente enamorado de Eleanor. Toda una declaración de amor, aunque también podríamos interpretar esta frase como una doble disculpa del director ante su público: 1) solo vais a ver una película, aunque yo había concebido esta historia como dos versiones de la misma desaparición, 2) os voy a romper el corazón, pero espero que os guste tanto mi película que me perdonéis. Disculpas aceptadas, a pesar de todo.

Carlos Fernández Castro

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario