Blog de Cine

Mi querida cofradía (2018)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

poster de Mi querida cofradíaNota: 6

Dirección: Marta Díaz

Guión: Marta Díaz, Zebina Guerra

Reparto: Gloria Muñoz, Pepa Aniorte, Carmen Flores, Juan Gea, Rocío Molina, Joaquín Núñez, Alejandro AlbarracinReparto: 

Fotografía: Vanesa Sola

Duración: 90 Min.

Tiempo atrás, en un momento determinado, los líderes de opinión cinematográfica muy sensibles hacia lo moderno e innovador despreciaron películas españolas tachándolas de “costumbristas”, lo que equivalía a decir –dicho sea muy esquemáticamente- que se basaban en tópicos, exhibían un humor rancio y estaban ambientadas en tipos con boina o bata de boatiné. Se proponía como alternativa un cine más cosmopolita y comprometido, con estrellas o temas de enjundia. Aunque también resultó un cine más distante, incapaz de dialogar de cerca con el espectador y, menos aún, de removerle las entrañas.

Renunciar a ese denostado costumbrismo significa nada menos que olvidarse de Berlanga y de los mejores diagnósticos, crónicas y reflexiones sobre la sociedad de cada momento. Incluso las películas menos conseguidas tienen secuencias, diálogos o personajes con fuerza cuando están inspirados en fragmentos de la realidad, cuando recrean lugares comunes de un país o abundan sus costumbres, estilos de vida, modos de hablar y de relacionarse la gente. Cierto que hay riesgo de caricatura y de tópicos redundantes: más o menos el mismo riesgo que cuando se hace cine de género, por mucho que se inspire en obras glamourosas.

Mi querida cofradía

La debutante Marta Díaz de Lope (Ronda, 1988), arropada por su escuela de cine (Escac), pone en pie una comedia gratificante y fresca, con buen ritmo, que ambienta en una cofradía durante la Semana Santa de un pueblo andaluz. Con el racial nombre de Carmen, Gloria Muñoz compone con mucho oficio a una mujer que aspira a ser Hermana Mayor de su cofradía, tradicionalmente gobernada por hombres. A pesar de su liderazgo popular, pierde las elecciones ante Ignacio, un prepotente poco comprometido con la hermandad. Carmen llevará a cabo una venganza casi inesperada, pues se acumulan varios accidentes.

La directora sabe de lo que habla al ubicar la acción en su ciudad natal y mostrar, aunque sea en esquema, la importancia del “espacio social” de las cofradías. El trasfondo actual de lucha feminista resulta pertinente, sobre todo porque se matiza y se hace ver la tentación para las mujeres de desarrollar la misma política conformista que vienen haciendo los hombres en todos los ámbitos; o sea, que el hecho de que las mujeres accedan a puestos dirigentes, debería significar otro estilo, otra forma de ejercer el poder distinta al patriarcal que las ha excluido.

Pero esto es un apunte en una comedia ligera que busca divertir y lo consigue con un ritmo sostenido –excepto en el clímax y desenlace, necesitados de mayor fuerza y complejidad- y una sucesión de circunstancias bien trabadas que se nutren de la tradición de “comedia de enredo”. El asunto de las torrijas y la figura de la vecina Juana tienen mucha gracia; el anudamiento argumental con los nietos ennoviados funciona bien. Mi querida cofradía no es un título extraordinario en ningún sentido, pero el espectador agradece el buen rato que pasa y el cinéfilo valora unos diálogos bien escritos, la música tan oportuna y el cuidado de toda la puesta en escena.

J. L. Sánchez Noriega

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario