Blog de Cine

Nunca me Abandones (Never let me Go) (2010)

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

NOTA: 6,5

Dirección: Mark Romanek

Guión: Kazuo Ishiguro, Alex Garland (Basada en la novela de Ishiguro)

Reparto: Carey Mulligan, Keira Knightley, Andrew Garfield, Izzy Meikle-Small, Charlie Rowe, Ella Purnell

Fotografía: Adam Kimmel

¿Qué haríais si supiérais que vuestra muerte está programada? Personalmente, intentaría escapar de aquello que amenaza mi vida, opondría resistencia o buscaría cualquier medio para poder evitarlo. Aunque os parezca absurdo, ninguno de los protagonistas de “Nunca me Abandones” se plantea alguna de las opciones que  he comentado anteriormente, a pesar de encontrarse en la situación que describe la pregunta inicial. Probablemente ésta es una de las razones por las que la película no llega a funcionar a pleno rendimiento durante la mayor parte del metraje.

Aún así, “Nunca me Abandones” esconde un regalo inesperado. Cuando todos esperamos encontrarnos de inicio con los personajes interpretados por Carey Mulligan, Keira Knightley y Andrew Garfield, somos sorprendidos por un punto de partida exquisito. Son 20 minutos dedicados a narrar la infancia de los tres protagonistas en Hailsham, una especie de internado con normas muy estrictas y un funcionamiento muy extraño.

A través de este magnífico prólogo, Romanek muestra cómo surgen unos fuertes lazos de amistad entre sus tres protagonistas y cómo nace lentamente una preciosa historia de amor entre dos de ellos. De hecho, alcanzamos el punto álgido de la película cuando Kathy (Carey Mulligan) escucha la cinta que le ha regalado Tommy (Andrew Garfield) al son de “Never Let me Go”; Romanek consigue un momento de una sensibilidad insólita, no solo por cómo compone el plano y cómo lo interpreta Izzy Meikle-Small, sino por la manera tan delicada e hipnotizadora con que nos ha llevado a ese clímax.

Lo que en un principio parece una tela de araña que está siendo tejida pausada y solidamente, emocionando al espectador y generando una incertidumbre sobrecogedora, se convierte en una endeble red en la que ningún trapecista querría caer. Cuando esos niños se hace adultos, Romanek pierde progresivamente ese toque con el que parece haber sido agraciado al inicio del film. Desaparece la intensidad y comienzan a surgir las dudas en torno al comportamiento de los protagonistas. Afortunadamente permanece el talento del director para la composición de planos maravillosos, que, con la ayuda del director de fotografía, recuerdan en alguna ocasión a Terrence Mallick.

En el apartado interpretativo destaca de manera insultante Carey Muligan, una actriz que está llamada a hacer grandes cosas en esto del cine. Esta criatura derrocha carisma por los cuatro costados y sabe transmitir lo que sus personajes llevan dentro como pocas actrices de su generación. Bien cierto es que  los tres niños que interpretan los papeles protagonistas en la etapa infantil del film ganan la partida a sus compañeros adultos.

Es una pena que, partiendo de un guión con tantas posibilidades y una premisa tan potente, “Nunca me Abandones” se haya quedado en una película del montón. No conozco la novela del japonés Kazuo Ishiguro (autor de “Lo que queda del Día), pero estoy completamente seguro que su guión es bastante mejorable. Nuevo caso de “lo que podría haber sido”; quizás la próxima vez.

Carlos Fernández Castro

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario