Blog de Cine

Las Películas de Marzo de 2014 que no deberías perderte

VN:F [1.9.22_1171]
La valoracion de nuestros lectores:
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Menudo año llevamos de buen cine. A estas alturas de cualquier otro año, estaríamos quejándonos por la escasa calidad de las películas que inundan nuestra cartelera después de la entrega de los grandes premios. Y sin embargo, en estos momentos gozamos de un abanico de posibilidades a cada cual mejor. Por esta razón he decidido escribir estas entregas, dedicadas a los mejores estrenos del mes, para evitar que un buen puñado de buenas películas caigan en el olvido después de sus flamantes estrenos en las salas de cine. Si permanecen en cartelera, para que podáis ir a verlas; si no, siempre existe la opción del alquiler. La primera entrega está dedicada al cine estrenado en marzo de 2014:

Oh Boy (2012)

Dirección: Jan Ole Gerster

Reparto: Tom Schilling, Marc Hossemann, Friederike Kempter

¿Por qué? Imagina una película que mezcle con éxito el humor negro de “Jo, qué Noche” y el existencialismo del Bergman más accesible. ¿Apetitoso, verdad? “Oh Boy” es un film que no conviene perderse, debido a su frescura, su inteligencia y a la imposibilidad de asignarle etiquetas convencionales. En definitiva, la historia de un tipo que nació perdido, y no quiere ni puede encontrarse. Después de verla, no intenten recopilar la filmografía de su director; aunque parezca mentira, es un debut que hace gala de una personalidad arrolladora.

El Gran Hotel Budapest (Hotel Grand Budapest) (2014)

Dirección: Wes Anderson

Reparto: Ralph Fienees, Toni Revolori, Tilda Swinton, Willem Dafoe, Adrien Brody

¿Por qué? Si alguien me preguntara: “Nunca he visto una película de Wes Anderson, ¿con cuál empiezo?”, la respuesta sería, sin lugar a dudas, “El Gran Hotel Budapest”. Estamos ante su película más accesible, menos pretenciosa, y al mismo tiempo, más hueca. Puro entretenimiento con un ritmo vertiginoso y el delicioso encanto visual que acompaña todas sus películas. Imposible no divertirse con un Ralph Fiennes más chispeante que nunca, acompañado por el debutante Toni Revolori, y siendo perseguido por un malo de gran nivel como Willem Dafoe.

Byzantium (2011)

Dirección: Neil Jordan

Reparto: Saoirse Ronan, Gemma Arterton, Sam Reiley, Jonny Lee Miller

¿Por qué? Neil Jordan ha debido pensar: “al Diablo con las patéticas sagas (Crepúsculo, Underworld), que se aprovechan indignamente del mito vampírico”. El cine del director irlandés siempre ha sido sinónimo de calidad, y sus antecedentes en el género (Entrevista con el Vampiro) marcaron un hito. En “Byzantium”, parece autohomenajearse con una historia de dos hermanas de colmillos afilados, cuyas personalidades se asemejan bastante a las de los míticos Louie (Brad Pitt) y Lestat (Tom Cruise): una respeta la vida y en cierto modo ansía la mortalidad, mientras que la otra no tiene problemas para aceptar su naturaleza. Jordan vuelve a demostrar que es un maestro a la hora de construir la atmósfera de sus películas.

Enemy (2013)

Dirección: Denis Villeneuve

Reparto: Jake Gyllenhaal, Melanie Laurent, Sarah Gadon, Isabella Rosellini

¿Por qué? Si en “Incendies” y en “Prisioneros” demostró su tendencia a escarbar en los rincones más oscuros del alma humana, En “Enemy” Denis Villeneuve da un paso más, y se adentra en las arenas movedizas del subconsciente. Probablemente no entiendas qué hay detrás de sus imágenes, pero si te gustan las películas desafiantes e inquietantes, “Enemy” no te defraudará a pesar de sus defectos. Gyllenhaal crece con cada nueva interpretación y Villeneuve adapta a Saramago sin complejos; un binomio de futuro.

Ida (2013)

Dirección. Pawel Pawlikowski

Reparto: Agata Kulezsa, Agata Trzbuchowska, Joanna Kulig

¿Por qué? El primer contacto de Pawel Pawlikowski con su país natal, ha supuesto un hito en la historia del cine europeo reciente. “Ida” es cine de categoría especial, una de esas películas en las que cada plano es la continuación necesaria e ideal del plano anterior, en las que las imágenes hablan tanto como los diálogos, en las que sin hablar expresamente sobre un tema concreto, se dice tanto sobre el mismo. A través de una mujer y su sobrina, únicas supervivientes de una familia polaca, masacrada por el régimen nazi, el cineasta polaco muestra dos formas de ver la vida, dos maneras diferentes de enfrentarse a los fantasmas del pasado. La inmensa belleza formal de “Ida” es tan sólo equiparable a la elegancia de su contenido.

.

Carlos Fernández Castro

.

Etiquetas: , ,

Escribe un comentario